jueves, 16 de noviembre de 2017

Revista CARETAS "SE LA JUGÓ" CRONICA 3° CORRIDA ACHO 2017 Escribe JAIME DE RIVERO

Dispuesto toda la tarde en los tres tercios.
Al cuarto le colocó el último par al quiebro citándolo de rrodillas 

Revista CARETAS (jueves 16, noviembre 2017)

Escribe JAIME DE RIVERO


Fernando Roca Rey reapareció en Acho y justificó su contratación en la feria. Cortó una merecida oreja llenando la plaza con su toreo y personalidad. Fue el triunfador por todo lo que hizo durante la tarde; por encima de Juan del Alamo, que si bien también tocó pelo, no supo aprovechar al mejor animal del encierro. 

Comencemos por los toros. Ha quedado evidente que se tiene otra ganadería peruana que en corto plazo puede ser pedida por los diestros españoles. Los astados de Aníbal Vásquez, lidiados con los legendarios hierros de La Viña y El Olivar, pasaron la prueba en cuanto a presentación y nobleza, aunque un tanto flojos y sosos. Les faltó más raza y fuerza. Fueron al caballo sin que se les castigue demasiado, salvo el segundo que acusó la vara y se aplomó en la muleta. Destacó el sexto por su mayor más clase y recorrido. 

Fernando Roca Rey ofreció su mejor actuación en Acho desde que el maestro Enrique Ponce le dio la alternativa en el 2005. El tiempo de para le ha dado mayor madures y tranquilidad para plantear su toreo. Estuvo acertado, relajado y sobre todo disfrutando todo cuanto hacía. Decidido con el capote, lucido con las banderillas, seguro con la muleta y eficaz con el estoque, siempre por encima de su lote. La gente salió de la plaza comentando lo bien que toreó, dentro de su estilo alegre y bullidor. Y es que al buen aficionado le caben más toreros en la cabeza, porque sabe apreciar el valor que tiene todo lo que se hace en el ruedo, y no se deja llevar de prejuicios ni tópicos que abundan.   

Roca Rey se lució de capa con el primero de La Viña, al que recibió a porta gayola y quitó por chicuelinas. Colocó las banderillas arriba entre ovaciones. Inició de muleta en los medios con el cambiado por la espalda, ligado con el de pecho.  El toro, soso y reservón, acudía sin codicia por lo que los muletazos fueron de uno por uno. Mató de una estocada arriba y salió al tercio para recibir una calurosa ovación.

Emocionante larga a porta gayala de Fernando Roca Rey, con la que recibió al primero de la tarde.

Al cuarto de El Olivar, lo dominó a la verónica embarcándolo con lentitud hacia los medios. El quite fue por lopecinas muy aplaudidas. Volvió a destacar con las banderillas, la última citando de rodillas para luego clavar en todo lo alto. El toro, tardo y reservón, impidió el lucimiento en las primeras series que fueron de estudio. Poco a poco lo pudo meter en muleta hasta bajarle la mano. De rodillas cuajó la serie más aclamada llevándolo por abajo, para continuar por naturales. Bernardinas y arrucinas fueron el preludio de una estocada que le permitió pasear una merecida oreja.

Fernando, como Cubas, Simspon, los hermanos Puga entre otros ganaderos y toreros, son los artífices del resurgimiento y auge taurino del Perú de los últimos 15 años. Ellos hicieron la fiesta en todos los pueblos del interior, algunos de ellos ya suenan en el exterior. Pero sobre todo, esa generación de toreros sentó las bases para la aparición de Andrés y Joaquín, que son resultado mejorado de una evolución natural. Que se enteren y recuerden los que no saben y opinan con ligereza.
Joselito Adame tuvo el lote menos propicio. Al segundo de El Olivar, noble y repetidor, lo recibió a la verónica con ocho lances que hicieron presagiar lo mejor. Sin embargo, el toro acusó el castigo del caballo y llegó aplomado a la muleta truncando las ansias y empeño del mexicano.  Lo despachó de dos pinchazos y una estocada. El quinto de La Viña cortaba el viaje y reponía con peligro por ambos pitones, haciendo difícil ligar dos muletazos seguidos. Acabó con él sin más trámite.

Poco pudo hacer Juan del Álamo con el tercero de La Viña, que era tardo y soso. Si obtuvo una oreja del codicioso sexto de El Olivar, al que recibió finamente a la verónica entre aplausos. Inició faena pegado a tablas llevando de largo con doblones y muletazos rodilla las fijas embestidas del repetidor burel. Las series de derechazos fueron las más logradas de la tarde ante un buen ejemplar. Intentó con la izquierda sin lucimiento cayendo en un pozo del que no pudo salir. No pudo cortar las orejas a un toro que era de dos. Así se lo hicieron saber algunos cuando cogió el estoque. Dejó una espada trasera con la que le concedieron un trofeo.

domingo, 12 de noviembre de 2017

AGENCIA EFE : FERNANDO ROCA REY CORTA MERITORIA OREJA EN ACHO

Fernando Roca Rey recibe al primero a porta gayola. Buscó el triunfo durante toda la corrida.
La mejor tarde  que lo hemos visto en Acho. 
Agencia EFE 
Corresponsal  Jaime de Rivero 

(Lima, PERU) Fernando Roca Rey ha sido el triunfador de la segunda corrida de la Feria del Señor de los Milagros al cortar una meritoria al cuarto de la tarde. Juan del Álamo también cortó trofeo, mientras que Joselito Adame poco pudo hacer con el peor lote.

Fernando Roca Rey ha tenido una importante actuación en Acho, tras unos años de ausencia. Estuvo decidido  con el capote, lucido con las banderillas y dominador con la muleta, siempre por encima de las condiciones de sus toros. Al primero de La Viña, lo recibió a porta gayola, destacando con un ceñido quite por chicuelinas que levantó a los tendidos. Colocó tres pares de banderillas arriba, recibiendo nuevas ovaciones. La faena la inició en los medios con el cambiado por la espalda, ligado con el de pecho.  El toro, tardo, soso y reservón, acudía sin convicción por lo que los muletazos fueron de uno por uno por ambos pitones. Mató de una estocada arriba bien dirigida que lo hizo doblar.

Al cuarto de El Olivar, Roca Rey lo fijó y dominó a la verónica demostrando mucha seguridad con el capote. El quite fue por lopecinas muy ovacionadas. Volvió a destacar con las banderillas, la última citando de rodillas para luego clavar en todo lo alto. El toro, tardo y reservón, impidió el lucimiento en las primeras series que fueron de estudio. Poco a poco lo pudo meter en muleta hasta bajarle la mano.  De rodillas cuajó la serie más aclamada de muletazos por bajo, para continuar toreando por naturales. Bernardinas y arrucinas fueron el preludio de una estocada con la que cortó una oreja merecida.

Joselito Adame tuvo el lote menos propicio. Al segundo de El Olivar que mete la cabeza con clase lo recibió a la verónica, con ocho lances y la media que hicieron presagiar lo mejor. Le pegaron mucho en el caballo y el toro llegó a la muleta con poca fuerza y sin recorrido, truncando el empeño del diestro mexicano.  Lo despachó de dos pinchazos y una estocada. El quinto de La Viña cortaba el viaje y reponía por ambos pitones, haciendo difícil ligar dos muletazos. Acabó con él sin más trámite.     
Poco pudo hacer Juan del Álamo con el tercero de La Viña, que era soso,y reservón. Si obtuvo una oreja al codicioso sexto de El Olivar, al que recibió finamente a la verónica entre aplausos. Inició faena pegado a tablas llevando de largo con doblones y muletazos rodilla en tierra, a un toro fijo y repetidor. Las series de derechazos iniciales fueron lo mejor de la tarde. La faena bajó de intensidad cuando cogió la izquierda y de ahi vino el declive, ante un buen ejemplar que pedía más  sin que el torero supiera como dárselo. Faena de mas a menos. Manoletinas finales precedieron a una estocada trasera, de rápido efecto, que le permitió cortar una oreja.

FICHA: Plaza de Acho. Con dos tercios de plaza, se lidiaron 3 toros de La Viña (1° 3° y 5°) y 3 de El Olivar (2°4° y 6°), bien presentados, nobles pero bajos de raza, destacando el sexto por su movilidad, repetición y fijeza. Fernando Roca Rey (ovación desde el tercio y oreja), Joselito Adame (silencio y silencio) y Juan del Alamo (silencio y oreja) 


jueves, 9 de noviembre de 2017

Revista CARETAS: "GALDOS TRIUNFADOR SORPRESA" EN ACHO" Escribe JAIME DE RIVERO

Importante triunfo de Galdos en Acho.
Perú tiene dos toreros de clase mundial
Joaquín Galdós cortó tres orejas y salió a hombros de Acho. Roca Rey cortó una oreja y Enrique Ponce no tuvo suerte con los toros de Daniel Ruiz.

Revista  CARETAS
Escribe Jaime de Rivero

Los taurinos vivimos una época privilegiada, tenemos dos espadas de categoría con mucho camino por delante. Andrés Roca Rey, la primera figura del toreo que da el Perú, y Joaquín Galdós que el domingo pasado demostró que posee capacidad y calidad para llegar a lo más alto de la torería. Supo lo que había que hacer y lo hizo con inteligencia y empaque ante la afición limeña que resucita sin olvidar esos silencios que le dieron fama de entendida.   

Corrida terciada de Daniel Ruiz, sin el trapío que corresponde a una plaza de primera categoría ni al alto precio de los billetes. Sus hechuras pequeñas, sin cuajo ni morrillo, condicionaron la suerte de varas que fue de mero trámite. El juego de los toros fue desigual, funcionaron por su movilidad, repetición y nobleza, pero no tuvieron clase, que sólo es posible si humillan, y la corrida no humilló. Los toros eran chicos y así los adquirió la empresa, que borra con una mano lo bueno que hace con la otra.  Y la autoridad ...inerte.

Galdós lució su gran calidad durante toda la tarde, teniendo en el temple a su mayor aliado. Al tercero, supo llevarlo a media altura en los lances iniciales, sin contradecirle para poder someterlo. Así pudo, al final, bajarle la mano por el pitón izquierdo que era el más generoso.  La clave fue el temple, empleado a la distancia precisa para que el toro no pierda interés en la acometida. Cortó una oreja con una estocada desprendida. El juez le negó el segundo premio que merecía y que la plaza pedía.

Al sexto lo recibió a porta gayola, para luego fijarlo a la verónica, consiguiendo los lances más finos de la jornada. Decidido a ser el único espada a hombros, se lució con muletazos de tanteo con la rodilla en tierra para continuar con derechazos suaves y templados, dándole tiempo y distancia entre cada serie para no atosigarlo.  Nuevamente, el temple jugó un papel protagónico en su quehacer. Con circulares y otros adornos llenos de sabor y empaque conquistó definitivamente a los tendidos, rematando con pases a pies juntos que son sello distintivo de su joven tauromaquia. Con una estocada en lo alto y hasta la bola, cortó las dos orejas con las que abrió la puerta grande.  Con ganado serio el triunfo habría sido incuestionable.

Roca Rey llevó a su aire al corrido en segundo lugar, que también fue protestado de salida, dejándolo ir y venir sin contrariarlo. En su trasteó primó el lucimiento sobre el poder, calando en el graderío rápidamente.  Aprovechó la prontitud del astado y el buen pitón derecho, pero no terminó de redondear la faena. Una estocada desprendida de rápido efecto, le permitió cortar una oreja generosa pedida y aclamada por el respetable.  
Roca Rey tenía el triunfo con el quinto, al que toreó aprovechando la movilidad inicial, marcando las distancias para luego meterse entre los pitones y delinear muletazos de buena factura ante un público entregado. Por derecho fueron las mejores series, cosechadas entre gritos y marineras. Pinchó dos veces y perdió el trofeo.

Enrique Ponce enfrentó al peor lote. Brilló con el que abrió plaza, un toro  débil y remiso, que acudía sin humillar. El Torero de Lima supo comprender las embestidas y manejar los tiempos para convencerlo de repetir, logrando series por el derecho que encendieron los tendidos. Inventó una faena a un toro que no ofrecía nada.  Mató de media estocada en lo alto, pero el público no supo reconocer con sus pañuelos todo el esfuerzo empleado. Faena para conocedores. El cuarto era muy débil de remos, haciendo intrascendente todo cuanto intentó.

La autoridad y el público deberían recordar que la colocación de la espada también importa para la concesión de premios. Hoy en día, un espadazo defectuoso no se veta si el animal cae rápido y hasta se exigen orejas. Y no se piden con media estocada en el sitio. El mundo al revés. A ello, se suma el desconocimiento de la autoridad, que no es capaz de corregir los yerros del público.

Este triunfo es muy propicio para Joaquín Galdós, que necesita sumar todo lo posible para sobresalir en España y acceder a mejores plazas y carteles. Por ahora, es el primer y único candidato al Escapulario de Oro, pero queda mucha tela por cortar en las cuatro corridas restantes, donde también actuarán figuras como Manzanares, Castella y, por segunda vez, Roca Rey.

domingo, 5 de noviembre de 2017

AGENCIA EFE: JOAQUIN GALDOS TRIUNFA EN ACHO Escribe JAIME DE RIVERO


Cortó tres orejas a los toros de Daniel Ruiz y salió a hombros.  

Agencia Española EFE

Escribe Jaime de Rivero

(Lima) Joaquín Galdós ha sido el triunfador de la primera corrida de toros de la Feria del Señor de los Milagros, al cortar tres orejas y salir a hombros de la plaza de Acho, ante un encierro terciado de Daniel Ruiz, mal presentado, justo de fuerzas y de juego variado. Andrés Roca Rey cortó una oreja del segundo mientras que Enrique Ponce se fue de vació al enfrentar el peor lote.

Joaquín Galdos lució la calidad de su toreo durante toda la tarde, teniendo en el temple a su mayor aliado. Al tercero, que tenía el defecto de no humillar, supo llevarlo a media altura en los lances iniciales, para luego bajarle la mano y torearlo con lentitud por el pitón izquierdo que era el más viable y generoso. La clave de la faena fue el temple, empleado a la distancia precisa para que el toro nunca le toque la muleta ni pierda el celo por coger. Faena corta y precisa que rubricó con una estocada entera, desprendida, pero de rápido efecto. Cortó una oreja y el juez le negó la segunda que merecía por su buena labor.

Al sexto, el mejor del encierro, lo recibió a porta gayola, para luego fijarlo a la verónica en los que fueron los lances más finos de la tarde. Galdós lució con muletazos de tanteo con la rodilla en tierra para luego llevarlo templado por derechazos, dándole tiempo y distancia entre cada serie para no agobiarlo. Con circulares y otros adornos, conquistó a los tendidos, rematando con pases a pies juntos que ya son sello distintivo de su joven tauromaquia. La profundidad de su toreo hizo vibrar de emoción a la plaza que rápidamente volcó con él. Con una estocada en lo alto y hasta la bola, cortó a ley las dos orejas que le permitieron abrir la puerta grande de Acho.  

Roca Rey recibió una oreja del segundo, que también fue protestado de salida, al que supo dejar a su aire para no contrariarlo. Faena en que primó el lucimiento sobre el poder, pero que caló en el graderío rápidamente. Aprovechó la prontitud del astado y el buen pitón derecho. Mató de una estocada caída pero de rápido efecto, consiguiendo una oreja que el público pidió con insistencia. 

Roca Rey tenía el triunfo con el quinto, al que toreó aprovechando la movilidad inicial, con muletazos a distancia para luego meterse entre los pitones para sacar muletazos de buena factura ante un público entregado. Pinchó dos veces y perdió los trofeos.

Enrique Ponce brilló con el que abrió plaza, un toro  débil y protestón, que acudía sin humillar. El valenciano supo comprender las embestidas y manejar los tiempos para convencerlo de repetir, logrando buenas series por el pitón derecho que encendieron los tendidos. Inventó una faena a un toro que no ofrecía nada.  Mató de media estocada en todo lo alto, pero el público, muy frío, no supo corresponder a su labor, precisando que media estocada no es demérito siempre que esté bien dirigida. El cuarto era muy débil de remos. Rodó varias veces haciendo intrascendente todo cuanto intentó.  

jueves, 2 de noviembre de 2017

CARETAS: ARRANCAN LOS TOROS. CARTEL CUMBRE EN ACHO


Ponce viene por su sexto Escapulario
Enrique Ponce y Roca Rey, triunfadores de la temporada española, se enfrentan este domingo en Acho, alternando con Joaquín Galdos y toros Daniel Ruiz.

REVISTA CARETAS   (artículo completo)
Escribe JAIME DE RIVERO

El domingo pasado comenzó la Feria del Señor de los Milagros con una insípida novillada que, a la postre, sólo sirvió para calentar el ambiente para las corridas que se vienen. La de este domingo es la más rematada de esta variada e interesante feria, que combina figuras con toreros en ascenso, esos que ponen todo en el asador para colocarse en los primero puestos.  

La jerarquía de Enrique Ponce ya alcanza dimensiones siderales en sus más de 30 años en la profesión, 28 de los cuales los ha pasado en la cima del toreo, venciendo a todos los que han aparecido. Caso único y excepcional en la historia, pues nadie ha logrado ni la mitad de lo conseguido por este prodigio valenciano que no deja de sorprendernos, siempre dando pelea al pie del cañón. Ponce ha sido el gran triunfador de la temporada española, mostrando un toreo rejuvenecido e innovador, en el que arriesga más, ajustándose a los toros y poniéndose de rodillas tanto de capote como de muleta.   

En Acho Ponce es local. Es Torero de Lima, el más importante y querido después de Manzanares padre como se corrobora tarde a tarde, con la ovación inmensa que se le brinda espontáneamente antes del primer toro. Nada es de regalo. Las faenas lidiadoras de Ponce en Lima son leyenda pura que se acrecienta con el tiempo. Entre las más notables están la del 91 al toro de Capiro de Sonsón; las de dos orejas a la corrida de Xajay (1995); la del rabo de Halcón de Parladé en el 2000; la del manso Artista de Bernaldo de Quirós (2007) y las de triunfo grande con los astados de Robeto Puga, sobresaliendo las faenas a Rociero (2008) y a Furtivo (2014), esta última a mi juicio la más completa de todas por la madurez de maestro consumado y que bien le valió el quinto Escapulario de Oro.

Sus cifras en Acho también son inalcanzables y, recalco, ante distintas ganaderías españolas, colombianas, mexicanas y peruanas. Es quien más escapularios ha ganado, 5; quien más veces ha abierto la puerta grande, 11; quien más ferias ha toreado, 17; quien más ferias consecutivas ha toreado, 10; quien por mayor tiempo ha actuado, 26 años; y, durante dos décadas, entre 1993 y 2012, no hubo tarde en que no haya cortado trofeo. No creo equivocarme al afirmar que es el diestro que más le ha podido a los toros en los ya casi 252 años de Acho, con el mérito excepcional de no haber recibido ni una sola bronca.

A Roca Rey lo parieron en Acho, si eso no dice su partida de nacimiento, hay que rectificarla y de oficio. Bebió del manantial taurino desde la cuna y creció entre alamares y caireles siguiéndole los pasos a su hermano Fernando. Andrés tiene la cabeza diseñada y formateada para torear y vaya que lo ha hecho esta temporada en la que ha terminado en segundo lugar del escalafón mayor, que clasifica a los toreros por número de actuaciones. Pero lo más relevante son las 19 orejas en 20 corridas en plazas de primera categoría, porque allí el toro es más serio y el público más exigente.
Roca Rey viene por un tercer Escapulario
El torero del barrio de San Antonio ha ascendido a la cúspide con una velocidad insólita, convirtiéndose en figura del toreo, la primera que da el Perú en cinco siglos de tradición taurina. Figura por derecho propio y quien lo dude está en su nube. Con dos años de alternativa, sigue siendo novedad, es quien llena plazas y cobra más. Figura.

El toreo de Roca Rey ha ganado en prudencia y cordura. No deja pararse en donde cogen los toros pero ahora con mayor consciencia y responsabilidad, arriesga pero sin la temeridad que mostraba desde que comenzó, haciendo más evidente que la cabeza le funciona con claridad.  Andrés es de los toreros que -como Ponce- no se guardan nada y porfían hasta el final, por eso puede tener tardes buenas o malas, mejor o peor suerte, pero jamás defrauda. Ha ganado el Escapulario de Oro en los dos últimos años y puede convertirse en el único que lo haya hecho tres veces consecutivas.

Joaquín Galdós también ha tenido una temporada importante en España y Francia, no ha podido entrar al circuito de las grandes ferias, pero está dando la batalla para ascender a una mejor posición. Necesita un triunfo sonado, dar ese gran paso que su fino toreo merece y que como la mayoría de lo bueno,  requiere más tiempo de maduración.      

Los toros tienen garantía de fábrica. Pertenecen al hierro albacetense Daniel Ruiz, encaste Domecq vía Jandilla, y son reconocidos por su juego y bravura. Lidian en las principales plazas españolas. En recompensa a los buenos resultados, Daniel Ruiz se anuncia por segunda vez en Acho, quedando en el recuerdo el bravo Travieso, estoqueado por Alberto López Simón, que fue premiado con el Escapulario de Plata del 2015.       

jueves, 17 de agosto de 2017

Revista CARETAS: ROCA REY, PROFETA EN SU TIERRA .Escribe Jaime de Rivero

Figura del Toreo.Es el torero más cotizado del momento, el que todos quieren ver por su inmenso valor, conocimiento y capacidad para resolver en la cara del toro. Todo ello con suma regularidad.   

PROFETA EN SU TIERRA 

Andrés Roca Rey desata la locura en Celendín, ante mas de 12,000 personas.  

Escribe Jaime de Rivero

El fenómeno Roca Rey no se detiene. Ni España ni en Perú. Como un hijo bien nacido, regresó a su patria estando en la cúspide del toreo y cuando más corridas se dan en España. Vino decidido a quebrar aquel dicho popular de que nadie es profeta en su tierra.

El cajamarquino pueblo de Celendín debe ser uno de los más taurinos de nuestro país. Posee una pintoresca plaza de palos que le llaman “Sevilla” y que se arma cada mes de agosto para celebrar las fiestas patronales en honor a la Virgen del Carmen. Tiene el ruedo más amplió del mundo -con más de 120 metros de diámetro - al pie del cual se levantan varios pisos o palcos que este año fueron abarrotados por una multitud desesperada por ver torear a Roca Rey.  Un mes atrás había ocurrido lo mismo en la ciudad de Chota y esta semana reaparecerá en Huamachuco, toreando con su hermano y primer mentor Fernando Roca Rey. 

En Celendín, Andrés actuó en solitario y cortó seis orejas y un rabo a los toros de La Viña – Paijan de Aníbal Vázquez, provocando una euforia colectiva pocas veces vista que quedará en los anales de la historia taurina del Perú. Lo hizo. Arrasó con el viejo dicho, porque en Celendín dejó de ser profeta, se volvió Dios. 

Roca Rey ya es figura del toreo en España. Es quien acaba con el papel y con el que todos los toreros quieren anunciarse en las plazas de mayor categoría. Es el número uno del escalafón y le llevaría 20 corridas al que le sigue sino fuese por los percances y las cogidas.  Y es que el torero de San Antonio lleva una temporada espectacular. Actuó el Domingo de Resurrección en Sevilla y es el único espada que este año se ha anunciado dos tardes en las ferias y plazas españolas más importantes como las de Sevilla, Madrid, Pamplona y Bilbao, sin mencionar triunfos clamorosos en otros cosos europeos.

Roca Rey también hará doblete en Acho.  El domingo 5 de noviembre abre las corridas de la Feria del Señor de los Milagros alternando con el inagotable Torero de Lima Enrique Ponce y Joaquín Galdós, con toros españoles de la prestigiosa ganadería de Daniel Ruiz. 

jueves, 13 de julio de 2017

ROCA REY DOBLETE EN LIMA. CARTELES DE LA FERIA DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS 2017


Casa Torero Consorcio Perú presenta un abono atractivo con la presencia de figuras y tres ganaderías españolas


La empresa que gestiona el bicentenario coso de Acho ha hecho públicos los carteles de la Feria del Señor de los Milagros de Lima. El serial peruano estará compuesto por cinco corridas de toros y una novillada, cuyo máximo atractivo es la presencia de las figuras españolas y los dos toreros de la tierra más importantes del momento, Joaquín Galdós y Roca Rey, este último será el único que hará doblete. En el aspecto ganadero habrá hasta tres hierros españoles. los carteles son los siguientes:

Domingo, 29 de octubre: Novillos de La Centinela para Ángel Sánchez, Román Martínez y un novillero por designar.
Domingo, 5 de noviembre: Toros de Daniel Ruiz para Enrique Ponce, Andrés Roca Rey y Joaquín Galdos.
Domingo, 12 de noviembre: Toros de La Viña y El Olivar para Fernando Roca Rey, Joselito Adame y Juan del Álamo.
Domingo ,19 de noviembre: Toros de Santa Rosa de Lima para Manuel Escribano, Paco Ureña y José Garrido.
Domingo, 26 de noviembre: Toros de ganadería española por confirmar, para Sebastián Castella, Ginés Marín y Jesús Enrique Colombo
Domingo, 3 de diciembre: Toros de García Jiménez para José María Manzanares, Andrés Roca Rey y Rafael Serna.